Bajo el brillo de la luna, Julia Quinn

Victoria, la hija del vicario de Bellfield, conoce muy bien la desolación y tristeza de un corazón roto. Su alma ha estado vagando desorientada desde que Robert, el futuro conde de Macclesfield, la cautivara con sus encantos para luego rechazarla. Ahora, siete años después del amargo final de su romance, sus caminos vuelven a cruzarse. Sin embargo, Victoria no ha sido la única en sufrir de mal de amores. El aristócrata, prendado de la candidez y dulzura de la doncella, no ha podido olvidarla y esconde su melancolía y pesadumbre tras una bien forjada máscara de mujeriego y conquistador. Cuando sus miradas se encuentren, surgirán antiguos rencores y agravios nunca expresados, pero también las pasiones selladas durante casi una década, el orgullo maltrecho y los vestigios de un amor más fuerte que el tiempo y las convenciones que deberá luchar nuevamente contra cualquier obstáculo.

Bajo el brillo de la luna es la primera entrega de la serie de las hermanas Lyndon, aunque curiosamente ha sido publicado después del segundo libro.

En este caso contamos con una historia que se asienta sobre bases ya conocidas en el mundo romántico, pero que tan buenos resultados nos dan: unos jóvenes que se enamoran y que por diversos malentendidos se ven obligados a separarse, para volver a reencontrarse años después dándose cuenta de que aún siguen amándose.

Victoria Lyndon y Robert conde de McCleasfied se enamoraron en una tarde, él cayo rendido a los pies de la joven nada más verla, a ella le costó solo unos pocos minutos. Son todavía muy jóvenes, llenos de sueños y esperanzas, pero saben que se aman y que nada los separará, hasta que se encuentran con el impedimento de los padres de ambos, quienes son conscientes de la gran diferencia social que existe lo que provoca que renieguen de la relación. Por ello los jóvenes deciden huir para casarse, pero la intervención de los padres que incitan al mal entendido hace que se separen.

Después de siete años se vuelven a encontrar, Robert ha llevado una vida sin preocupaciones, no se ha comprometido con ninguna mujer porque sigue teniendo a Victoria es su cabeza y en su corazón, aunque se diga que la odia por la traición que sufrió en sus manos.

Por su parte Victoria desde hace siete años ha trabajado como institutriz para ganarse la vida. Su actual trabajo es una pesadilla porque su alumno es un demonio de cinco años. No ha intimado con nadie, ni desea hacerlo, a pesar de la traición de Robert, lo sigue amando con locura.

Todo quedaría ahí si no se encontraran de nuevo y volvieran a resurgir los antiguos sentimientos que tenían controlados, pero el rencor por el abandono, la soledad de los años, la desconfianza pesan mucho y volver a querer con pasión no será fácil.

Tenemos un libro con una historia que presenta una bases muy simples dividida en dos tiempos, cuando los protagonistas eran unos jóvenes recién enamorado y cuándo ya, más adultos se enfrentan de nuevo a ese amor.

Se puede apreciar no solo como han cambiado ambos a lo largo de los años, siendo más maduros, serenos, conscientes de que los sueños a veces no se cumplen, pero siguen en el fondo siendo los mismos, él con un alma racional, ella todo sentimiento.

Tanto Victoria como Robert están bastante bien trazados, aunque presentan pequeños altibajos que le dan mayor solidez a la historia. Quizá la nota negativa en este aspecto es que en ocasiones desees que ella se rinda, que sea capaz de dejar atrás su orgullo y acepte que ama a Robert para que la trama avance un poco más.

La relación de ambos avanza a trompicones a medida que ambos van descubriendo que su separación se basa en un mal entendido de ambas partes. En este punto se tiene que agradecer a la autora que maneje a los personajes con soltura y que los cambie de escenario con frecuencia para hacer una historia más Con respecto a los secundarios, tenemos varios personajes, dependiendo del escenario en que se muevan los protagonistas. Al principio contamos con el padre de Victoria y el padre de Robert como personajes que reniegan de la relación y con Ellie, la hermana de la protagonista que la acepta. Luego al cabo de siete años, están la jefa de Victoria, el niño al que cuida, el lord que intenta aprovecharse, la prima y la tía de Robert, el cochero de éste… personajes que están aportando su granito de arena pero que no sobresalen mucho, de tal manera que no hay ninguna historia secundaria que desvíe la atención de la trama principal. Por no mencionarse no de dice nada de la historia de amor de Ellie, que aparece en Más brillante que el sol (que criticaremos próximamente), algo que rara vez vemos cuando tratamos de series o sagas.

Bajo del brillo de la luna es un libro sencillo, sin grandes pretensiones más que entretener pero que guarda en sus páginas una historia de segundas oportunidades, con escenas muy tiernas y también otras cargadas de emoción y de risa, en una mezcla bastante buena para hacer de este libro una lectura agradable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s