No hay bestia tan feroz, Eward Bunker

No hay bestia tan feroz.

No hay bestia tan feroz

Edward Bunker

Editorial: Sajalín Editores 2009

Colección: Al margen

Género: Thriller

Páginas: 416

Precio: 22,00 €

ISBN: 978-84-9374-131


Tras ocho años entre rejas, Max Dembo vuelve a Los Ángeles con sesenta y cinco dólares en el bolsillo, un traje pasado de moda y la intención de reinsertarse en la sociedad. No es tarea fácil para quien, en su corta vida, no ha conocido otra cosa que el crimen y cuenta sólo con la improbable ayuda de un rígido y prejuicioso agente de la condicional. Descreído de sus posibilidades de éxito, abrumado por los fantasmas de su vida anterior, Dembo se verá en poco tiempo arrojado a una encrucijada de la que su instinto criminal podría salir reforzado.

Trepidante y profunda, de un verismo difícilmente igualable, No hay bestia tan feroz supuso el debut literario de Edward Bunker, delincuente convicto y una de las mayores referencias en literatura criminal norteamericana. Libro que el director Quentin Tarantino considera “la mejor novela criminal en primera persona que jamás haya leído”. Y razón no le falta.

No hay bestia tan feroz historia contada en primera persona comienza cuando a Max Dembo le quedan unas horas para salir libre de la cárcel después de ocho años encerrado por falsificación de cheques. Está deseando ser libre y se prepara para ser un hombre decente, aunque poco a poco vamos desgranando su vida, y nos damos cuenta que su pasado pesa mucho. Con poco más que unos cuantos dólares se encuentra en una ciudad que reconoce pero que a la vez es distinta. En su “borrachera” de libertad comienza a tomar decisiones que sabe que puede que no sean correctas, como visitar sus antiguos amigos pero la desesperanza de su vida actual le obliga en cierto modo. De su intento de ser un fiel seguidor de la ley solo consigue un par de trajes baratos, unos zapatos que le aprietan y le provocan ampollas y una sensación de solo está retrasando su vuelta a los bajos fondos. No encuentra trabajo, no tiene dinero … lo único que sabe es mentir, golpear y robar. Cuando su agente de la condicional le acusa de algo que no ha hecho, y que le obliga a pasar unas semanas en la cárcel, estalla en él su verdadera personalidad: es un ladrón, un matón y no puede tener una casa con jardín y verja blanca porque él es lo que es. Además una vez fuera , ¿qué opciones tiene un expresidiario? ¿Qué opciones tiene Max para ser una persona que sigue las reglas si nadie la da una oportunidad?

Max Dambo como protagonista absoluto, narrado en primera persona, va evolucionando como personaje. Al principio nos cuenta que está en la cárcel por un delito de guante blanco, un delito sin violencia. Pero a medida que la narración avanza vemos que es un tipo muy duro, violento, con una infancia marcada por un padre demasiado mayor para cuidarle, criado por el estado, ha robado, golpeado, y consumido todo tipo de sustancias. No es que le guste la violencia especialmente, pero vive inmersa en ella, hasta llegar a dominarla. El hecho es que al final, es la vida en los bajos fondos la vida que realmente le gusta. Y que se le da bien como se puede comprobar en su carrera delictiva una vez fuera de la cárcel.

En libro además cuenta con una excelente ambientación de Los Angeles de los bajos fondos de principios de los setenta (recordar que este libro se publicó en 1973) , en donde hoteles de mala muerte, bares grasientos, casas descuidadas, barrios marginales, conviven con putas, drogadictos, ladrones, asesinos… todo un variopinto grupo de personajes apartados de la buena sociedad.

Con respecto al estilo narrativo, es simplemente magnífico, plenamente actual y que te mantiene pegado a la historia gracias a un retrato preciso de los personajes que pese a saber que están actuando mal (robando, consumiendo drogas…) sus acciones están justificadas por los acontecimientos.

Un libro absolutamente recomendable en donde su autor, ya fallecido, nos permite darnos una vuelta por lo más bajos fondos de una ciudad, de la mano de Max Dembo, un criminal al que llegas a adorar.

Anuncios